Tradicionalmente violentas, así viven las tradiciones en Uruapan

 

Por: Emilio Coria Medina/Grupo Periodístico de Michoacán

 

Golpes, menores bebiendo sin control por el primer cuadro de la ciudad, niñas vomitando en las calles, vicios, degenere, muerte y otras tantas que podríamos agregar a la lista, son el ingrediente especial para que las fiestas de los barrios tradicionales de Uruapan se lleven a cabo.

Tal parece que hay muchas personas incapaces de entender el concepto de cultura, que si usted lector no lo conoce, podemos encontrar que tradición está definida en el diccionario de la RAE como “doctrina, costumbre, etc., conservada en un pueblo por transmisión de padres a hijos”.

Pero en Michoacán la violencia está convirtiéndose en forma de vida, en tradición, ¿Es lo que le estamos heredando a nuestros hijos? Aún recuerdo unos años atrás un video donde una niña inconsciente y al borde de una cogestión alcohólica, se hizo viral en redes sociales, el día de ayer 29 de junio de 2019 en diversas paginas fan de Facebook locales, hicieron viral un video donde sin pudor, ni censura muestra el cuerpo de un joven muerto y otro herido, ¿En serio? Lo peor es leer comentarios del tipo “Si ya saben cómo son, para que van” o peor aún “Seguro andaban cegándola se lo merecían” citan textualmente algunos usuarios de la red social. Y así como este podemos mencionar infinidad de anécdotas terribles que han tenido lugar en estas festividades.

He estado investigando en diversas fuentes confiables y no he encontrado nunca que “Tradición” sea sinónimo ni de “Violencia, muertos, borrachera, perder el control, golpear, armar riñas”, ¿Entonces que tienen de tradicional estas fiestas? Quizá en una lejana y horrible ciudad, tierra de bestias y de maldad, la muerte sea una tradición ya, y no estoy hablando del 2 de noviembre, estoy hablando de llegar, apuntar un arma y como si la vida fuese nada, arrebatarla al prójimo.

No quiero que me malinterpreten pero es necesario poner un alto, poner orden y separar la tradición, la cultura, las costumbres de todo esto que les menciono, no vivamos en una tierra de bestias, vivamos en una tierra de orgullo, cultural, tradicional, llena de historia y seguirla escribiendo con sonrisas en el rostro, no con lágrimas como quien pierde un hijo, un esposo, un amigo, un hermano, por “Tradición”.

Pages